Michelle Don Carlos, founder of Mending Souls, sews masks in her home on Tucson’s west side. She and other volunteers are producing masks for emergency responders using anti-viral fabric donated by local hospitals.

Al principio decían que no servían de nada si no estabas enfermo, pero después de que el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomendó que la gente empezara a usar máscaras faciales de tela en lugares públicos, para algunos no ha sido fácil encontrarlas.

Ahora que los negocios no esenciales y restaurantes empieza a reabrir sus puertas en Arizona, autoridades médicas del Condado Pima recomiendan seguir usando cubrebocas.

La recomendación obedece principalmente a evitar que personas que tienen el virus pero que no tienen síntomas de propagación, contagien a otros. Aun así, permanecer a 6 pies de distancia unos de otros sigue siendo la mejor manera de frenar la propagación del virus.

Además, es importante que todos usemos máscaras de tela en lugar de máscaras quirúrgicas o respiradores N95, pues nuestros profesionales de la salud las necesitan con urgencia y hay pocas.

Entonces, ¿cómo se obtiene una mascarilla de tela en Tucsón? Tienes algunas opciones locales.

Hazla tú mismo

Laura Tanzer, una diseñadora de moda local, está vendiendo máscaras, siguiendo una recomendación de los CDC de que todos usemos mascarillas de tela en público.

Para quienes tienen la posibilidad, esta es la mejor opción. El CDC tiene algunos moldes básicos para coser a mano y otros sin costura con materiales que probablemente ya tengas en casa.

Los voluntarios del Colegio de Enfermería de la Universidad de Arizona también han creado una guía paso a paso para coser su propia mascarilla.

Yvette Mathesen, enfermera y coordinadora del Centro de Aprendizaje Innovador Steele de la universidad, trabajó con sus colegas y otras enfermeras Paige Bravo y Terry Bailey y varias costureras, su madre Yvonne Flores y Diane Arnold, para crear un patrón de máscara que funcionó para todas ellas.

El patrón que crearon usa tela 100 por ciento de algodón y no tiene agarraderas elásticas.

"El elástico es difícil de encontrar, se rompe con el uso y no puedes ajustarlo a tu cara", dice ella. El equipo quería hacer estas máscaras para profesionales de la medicina, por lo que los informes de que el elástico lastima la piel después de un uso prolongado también las disuadieron.

El patrón que se les ocurrió puede cubrir un respirador N95 para profesionales de la salud o puede ceñirse alrededor de su cara. Esa es la belleza: usar tiras de tela en lugar de elástico las hace totalmente ajustable.

Para hacer la máscara, necesitarás dos rectángulos de tela de algodón acolchada, un clip y una tira larga de tela. Si no tienes una máquina de coser, puedes coserla a mano (es rápido). También han ajustado los tamaños para que la máscara se ajuste mejor a un niño.

Mathesen sugiere sostener la tela que use a la luz para determinar si el tejido es lo suficientemente apretado.

"Si puedes ver la luz que entra, no tiene un tejido apretado", dice ella.

Parte de las instrucciones también incluyen hervir la máscara, lo que hace que el algodón se encoja y apriete aún más. Mathesen señala que hervir tu máscara también puede ser una forma práctica de limpiarla si no tienes fácil acceso a una lavadora o te falta jabón. Si vas a lavarla en una máquina, ella recomienda hacerlo en una bolsa de malla para que las tiras de tela no se tuerzan. Debes lavar tu mascarilla después de cada uso.

Los CDC dicen que las máscaras deben ajustarse perfectamente al costado de la cara e incluir varias capas de tela.

"Estamos tratando de darles a las personas el poder para que se cuiden a sí mismas y cuiden de quienes las rodean", dice Mathesen.

Si tienes preguntas o necesitas ayuda con el molde, Flores incluso está dispuesta a hacer una video llamada contigo. Simplemente envía un correo electrónico a FabricfacemasksTucson@gmail.com para obtener ayuda.

Flores, Arnold y otras costureras del ministerio de costura de la Iglesia Católica Corpus Christi, en asociación con Quilt Basket, han realizado cientos de máscaras para trabajadores de la salud y trabajadores en otros servicios esenciales.

"Este es nuestro regalo de amor", dice Flores. "Nos da un sentido de propósito y un sentido de proteger a nuestros hijos y nietos que están en primera línea".

Es por eso que el grupo no está haciendo máscaras activamente para el público, sino que mantiene el patrón y las instrucciones actualizadas y revisadas en el sitio web de UA College of Nursing a medida que terminan el proceso.

Si necesita tela, la tienda de costura local Sew Hip todavía está haciendo envíos si compras en línea. Puedes apoyar a un negocio local y hacer tu propia máscara.

SOLO PREGUNTA

Mucha gente en la ciudad está haciendo cubrebocas y apoyando a quienes necesitan.

Hemos visto mucha suerte en Facebook cuando la gente pide máscaras en sus páginas personales y en grupos. Resulta que coser no es un arte tan perdido después de todo.

Solo pide, nuestra hermosa comunidad te ayudará.